Sitemer

lunes, agosto 29, 2016

Apoyo mutuo en el sector musical: sindicatos, asociaciones y cooperativas


El jueves 1 de septiembre a las 19:00 horas se convoca en La Casa de las Palabras de Valladolid (calle San Ignacio, 9) una charla-debate impulsada por la recién creada Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras, con el título "Apoyo mutuo en el sector musical: sindicatos, asociaciones y cooperativas", de tal manera que dos de los implicados en este colectivo, David García Aristegui y José Sánchez-Sanz, expondrán cómo ha surgido esta iniciativa, cómo está de extendida y qué tareas concretas están afrontando, en particular la elaboración de un "Manual de buenas prácticas para la contratación en el sector musical". Asimismo, servirá también para tantear la opinión de las personas trabajadoras del sector musical en Valladolid a fin de realizar una primera asamblea local.

Cinco aproximaciones a la reivindicación de los derechos laborales en el sector musical:

  1. En 2016, han tenido lugar una serie de iniciativas que convergen en el objetivo de crear espacios para el apoyo mutuo y la reivindicación de derechos en el sector musical. Independientemente de la forma jurídica que adopten estos espacios (sindicato, asociación profesional, cooperativa), hay una vocación clara de coordinación a nivel estatal. Queremos estar organizadas y organizados para impulsar un frente único en las luchas que se vayan organizando.
  2. El sector musical es peculiar laboralmente y se apoya en dos patas extremadamente endebles.

    Por desgracia, el Convenio Colectivo Estatal del Personal de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas se aplica en muy pocas ocasiones.

    Asimismo, el Régimen de Artistas de la Seguridad Social, sigue pendiente de su reforma desde el año 2007. Urgen reformas para que se mejore la situación de las y los trabajadores del sector musical, además de la necesidad de un convenio específico, análogo al Convenio del Sector Audiovisual.
  3. Un problema adicional a la aplicación irregular del Convenio de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas y el Régimen de Artistas es la manera en la que se contrata en el sector, incluso dentro de las adimistraciones públicas. Exigimos que quien contrata debe gestionar el alta y la baja en la Seguridad Social y no imponer a intermediarios, usualmente cooperativas, que no deberían asumir estas funciones.
  4. Apoyamos iniciativas como la del Estatuto del Artista impulsada por la Unión de Actores y Actrices. Se ha diseñado para reflejar por fin a las y los trabajadores intermitentes del sector cultural, donde se plantea un nuevo modelo de Seguridad Social y la construcción de un modelo fiscal sostenible. Vemos que estas propuestas encajan perfectamente en las mejoras que queremos lograr para el sector musical.
  5. Se han celebrado asambleas ya en Barcelona, Madrid, Murcia y Valencia. Queremos que estas asambleas se multipliquen y que podamos coordinarnos estatalmente para ir articulando nuestras propuestas y reivindicaciones. Os esperamos el próximo día 1 de septiembre, a las 19:00 horas, en La Casa de las Palabras (San Ignacio, 9) para impulsar la primera en Valladolid.

union.musicos[arroba]gmail[punto]com



David García Aristegui nació el 21 de julio en Madrid. Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado toda su carrera profesional como desarrollador de software.

Ex-músico y socio de la SGAE militó varios años en organizaciones anarcosindicalistas, colaborando en sus publicaciones de manera habitual.

Participa en diversos movimientos sociales de base y medios de comunicación alternativos, como la Asociación Cultura Libre, Ciencia para el pueblo y Barrio Canino (Ágora Sol Radio). Ha participado en los libros colectivos CT o la Cultura de la Transición (2012), ¿Y ahora qué? Impactos y resistencia social frente a la embestida ultraliberal (2012), Tomar y hacer en vez de pedir y esperar (2012) y Qué hacemos con el trabajo (2013), además de realizar el prólogo de Criminales del copyright (2014).



José Sánchez-Sanz empezó a estudiar música en el conservatorio con 7 años, utilizando el piano como instrumento. También realizó estudios de clarinete, que combinaba con los de piano. Debido a su interés por el mundo cinematográfico, decidió estudiar Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid a la vez que la carrera de música. Finalizó sus estudios superiores de Composición, Armonía e Instrumentación en el Conservatorio Superior de Madrid. Unos años más tarde, completaría su perfil musical en el Conservatorio Superior de Zaragoza, del que saldría con el título superior de Dirección de Orquesta. Su doctorado en Ciencias de la Información (área de Comunicación Audiovisual) completa su formación que aún no ha concluido, ya que sigue trabajando en la línea de investigación sobre la música aplicada a los medios audiovisuales, sobre la que ha publicado varios artículos y asistido a diferentes congresos.

Esta formación, en los ámbitos musical y audiovisual, le ha aportado las herramientas para desarrollarse como compositor de música de multitud de películas, documentales, series de televisión, spots de publicidad y cortometrajes, por los que ha recibido diversos premios. También ha trabajado sobre el escenario como teclista de Django FM, Mirafiori, Ellos, Anthony Reynolds y, en la actualidad, con el proyecto de Abel Hernández, El Hijo. También ha trabajado haciendo arreglos para discos como Cardiopatía Severa del grupo Ellos. 

En su faceta docente, ha diseñado el Grado en Creación Musical de la Universidad Europea de Madrid, en el que imparte asignaturas de composición y orquestación. Mediante sus asignaturas busca transmitir a los alumnos los conocimientos adquiridos a través de su carrera profesional y su labor investigadora.