Sitemer

jueves, junio 23, 2016

'DEL CIELO AL SUELO'. El Véral (La historia horal del Colectivo Laika



Una selección de bandas y solistas que han pasado por el Véral desde 2008 en el siguiente enlace: https://open.spotify.com/user/colectivolaika/playlist/7Gzbnlc2ij6inICDcJZlEB



'DEL CIELO AL SUELO'. El Véral


Ceras (exmiembro de Laika): ¿Alguien se acuerda de The New Year? The New Year en el campo grande fue brutal. Además, luego estuvimos de cañas con ellos y son más majos que el copón. Me acuerdo que mientras estaban tocando los pavos reales estaban arriba dando por culo.




Bodegón con The New Year al fondo (foto de Fertxi)


Verónica Mellado (periodista): Recuerdo un concierto de Lorena Álvarez en el que se tiró un pavo al escenario.  Un pavo de verdad, vamos. En la Pérgola los pavos saltan del tejado al escenario y cayó uno. Estábamos todos bailando jotas. No sé qué coño tenía esta mujer en la mano –ya sabes que toca botellas de anís y cosas así– que se le cayó. '¿Alguien me puede traer otra?'. Muy divertido.


Kandinsky (exmiembro de Laika): Un pato saltó en pleno concierto. El Véral en el Campo Grande es perfecto. En los ochenta los domingos ya se hacían cosas ahí. La idea de hacerlo ahí no sé de dónde viene. El caso es que me parece un sitio alucinante.

Juan (miembro de Laika): A lo mejor hay otros parques más bonitos, o más grandes. Pero a mí me encanta, tienes un parque precioso en el centro de la ciudad que está lleno de pavos reales, de ardillas, de patos... Esa singularidad al público le gusta y a los artistas les encanta. Cualquier grupo que traigas prefiere mil veces tocar así que en una sala normal y corriente. También creo que ese es uno de los puntos que a Valladolid le falta por explotar: hacer conciertos en lugares emblemáticos, o especiales.

Isa, Isa, nuestra torre de Pisa (foto de Fertxi)
Verónica: La Pérgola me parece el sitio perfecto. Es un espacio muy desaprovechado de esta ciudad. Todavía me acuerdo del concierto de Cuchillo, cuando empezaron los pavos reales a dar saltitos por ahí. El resultado fue genial. Las mejores fotos que puede sacar cualquier fotógrafo.

Garbanzo: Tocar en la Pérgola es lo mejor, por el entorno. Me gusta mucho más el Véral que otros festivales por lo raro que es. No raro, especial. Para mí es el mejor escenario de Valladolid. Está un pelín alto, para mi gusto, hay demasiada distancia con la gente. Pero en parque con terrazas, pavos reales... para mí es perfecto. Está lleno de gente de todas las edades, me gusta.

Verónica: También me gustaron mucho Nudozurdo. Y Triángulo [de Amor Bizarro] sonaron muy bien allí. Es que es verdad, te das cuenta de que todo suena bien allí. No sé si es porque miras alrededor y todo es bonito. Que también, porque ya es primavera, estás en un espacio abierto...

Sama(My Friendly Ghost): Me acuerdo especialmente del primer Véral y me acuerdo especialmente de Diploide. Garbanzo es un colega de toda la vida, pero era la primera vez que lo veía. Verlo en el escenario, con esa sobradez que gasta, que uno no sabe si le da mogollón de vergüenza o es que tiene dos cojones más grandes que mi cabeza... fue superdivertido. La gente de alrededor estaba supercontenta. 

 
Garbanzo a punto de despegar (por Juan Carlos Quindós)

Garbanzo: Me vengo un poco abajo si no interactúo con el público. No es como otros grupos que se ponen con la guitarra para abajo o a cantar y ya está.  Necesito conectar. O molestar. Pero la indiferencia me afecta más. Siempre hay gente que se te queda mirando y te dice como que estás haciendo el ridículo. Pero eso está bien, eso no me importa. Las malas críticas no me importan. Sí que me afecta más gente que está dada la vuelta, o hablando con los colegas o en plan de indiferencia total. Tocamos los segundos de ese año. Tocamos antes de Los Punsetes y de Triángulo de Amor Bizarro, que fueron los que acabaron. Había muchos amigos, además a Los Punsetes ya los conocía también, con los Triángulo había muy buen rollo...

Actor secundario Yuck (por Fertxi)

Sama: La primera vez que tocamos con Laika creo que fue en un Véral, con Yuck y Triángulo de Amor Bizarro. Yo tampoco los conocía mucho, de hola y adiós y poco mas, pero entré en un cuarto a ponerme un zarpazo, alguien entró al almacén a coger unas cervezas, se piró y cerró la puerta. Nos quedamos encerrados media hora con otros dos de otra banda. Me imagino que nos andarían buscando, nosotros pidiendo auxilio. Nos pusimos cuatro rayas, nos fumamos dos o tres porros y nos bebimos unas birras. Al final fue divertido.

Garbanzo: Una vez en La Pérgola di un concierto solo para niños. Ahí cambié 'Hijoputeando' por 'Animaleando'. Lo hice con un ritmo de dancehall. Y los chavales hacen lo que les da la gana. La verdad es que fue guay. Además, se nota que los padres son fans de Laika, y de la música, te conocen y ellos colaboran mucho. Mola.


'FIREWORKS'. Animal Collective en Valladolid

Kandinsky: Creo que no eramos conscientes de la dimensión de tener en Valladolid a un grupo de esas características. Después del concierto ya nos dimos cuenta de que fue un puto hito.

Juan: Yo los seguía desde el Feels, tampoco es que los descubriera muy temprano. Me acuerdo de un verano en un festival en Portugal y pregunté por ellos. Alguno los puso a parir y tal. Pero a mí me llamaron mucho la atención. Dos semanas después los vi en el FIB por primera vez. La gente no conocía los temas y aun así bailaban. Me pareció una brutalidad. Y me dije, 'vamos a intentarlo'. Desde agosto de ese 2008 hasta mayo de 2009 estuve detrás. Y no sabía cómo se hacía todo eso: localizar a la mánager, ponerte en contacto con ella, que la tía se fíe, buscar espacios y fechas... Era como una negociación de diez meses, hasta que consigues traer a Animal Collective a Valladolid. Luego al final tocan en un tablao para jotas y el concierto es surrealista. Pero mola.

Verónica: Prácticamente acababa de llegar de Madrid. ¿Qué hacen trayendo estas bandas a Valladolid?

Garbanzo: Recuerdo que fue un hito. Flipábamos. Tener a Animal Collective gratis en la plaza de la Universidad. Yo no estaba, pero mucha gente me llamó o me escribió porque estaban vibrando mucho.

Verónica: Hubo gente que se vino de Inglaterra y todo.

Sama: Me comí un pastillón en el concierto de Animal Collective. Me lo pasé como un enano. Vino una colega y antes del concierto pensábamos que iba a llover. Todo el mundo estaba acojonado buscando una carpa o algo a última hora. Y chispeó un poco al final, pero lo respetó.

Juan: Por aquel entonces nos relacionábamos mucho con la gente por Tuenti. Entonces hice un evento que decía: '¿Te imaginas que los Beatles tocan gratis el Sgt. Pepper's en tu ciudad?'. Un poco exagerado, sí. Cuando pongo el siguiente evento, 'Animal Collective gratis en Valladolid', había una cuarta parte. Y luego los que fueran. Había mucha gente de fuera de Valladolid que vino a verlos.


Kandinsky: El escenario era el tablado de madera en el que se hacen los conciertos de jotas.

Verónica: Fue impresionante, primero porque estaba tocando ese grupo ahí; y segundo, por el escenario de mierda que les habían puesto. Los que fuimos a verlo estábamos flipando. Además hubo un montón de gente que fue a ver qué coño era todo eso.

Juan: Manopala [exmiembro de Laika] incluso estuvo mirando una fábrica de harina abandonada, para hacerlo ahí, por si al final no salía el concierto como estaba planeado. Como una rave.

Gorka [exmiembro de Laika]: Ese concierto se celebró por una llamada de teléfono. Me llaman y me dicen que está empezando a llover y que estos tíos dicen que no tocan y que van a recoger todos los instrumentos, porque no había toldo en el escenario. Me preguntaron a ver si podía conseguir algo para evitar que se fueran en el autobús de gira.

Juan: El único que estaba más tenso era el tour manager, que era su papel, y Geologist [miembro de Animal Collective]. Pero claro, el espacio que teníamos era, pues eso, un tablao. No había ninguna protección para la lluvia y el camerino era una chalupa de plástico que no tenía ninguna mesa. Nosotros habíamos comprado todo lo que nos habían pedido, pero no había ni una mesa para apoyarlas. Y amenazaba lluvia.

Llanos [exmiembro de Laika]: Estos debían de estar muy nerviosos, diciendo que así no iba tocar. Pero luego fliparon con una procesión que pasó justo por la plaza de la Universidad.  

Ceras: Me llamaron y me dijeron que necesitaban algo para poner unos aparatos. Al final mi mesa de camping de toda la vida es donde pusieron parte de sus samplers. ¡Los Animal Collective con mi mesa de camping!

Gorka: Me acuerdo de bajar al concierto en el coche cargado de plásticos que conseguí para poder taparlo todo. Aquello era más de andar por casa imposible.

Juan: Llovió y estaban todos los aparatos electrónicos ahí al aire. Así que Gorka fue a no sé qué tienda de bricolaje para comprar no sé cuánto plástico para tapar mientras llovía. Ellos decían que suspendían.

Sama: Fue anocheciendo, ni si quiera fue de noche. De repente dices, qué cojones pinta esto aquí, Animal Collective en la plaza de la Universidad, que lo único que he visto ahí son procesiones.


Juan: Cuando ya conseguimos hacer la prueba de sonido llega una moto de la policía municipal a cortarnos la prueba de sonido porque había una procesión de la virgen de Fátima que entraba en la catedral. Ellos estaban flipando, claro. Estaba Avey Tare [miembro de Animal Collective] grabando la procesión con una cámara.

Kandinsky: El concierto fue una puta maravilla.

Ángel Román (Corzo, My Friendly Ghost): Me pareció un truñaco. Era bacalao. Puto bacalao.

Llanos: En los momentos de clímax del concierto, había gente que pasaba al lado del escenario, y se paraban. Recuerdo a una madre con el carrito del niño. Pensaría, '¿qué narices es esto de aquí?'.

Kandinsky: La mayoría de la gente no entendía lo que estaba viendo.

Llanos: Era flipante ver a Juan de Pablos, que pinchaba ese día en el Berlanga, al lado del escenario cuando no había empezado el concierto. De repente llega el de Atlas Sound [Bradford Cox, tocó el mismo día] y se pone al lado suyo. Era una imagen surrealista. ¿Qué cojones hace Juan de Pablos, al lado del de Atlas Sound, como si fuesen colegas? Luego le pregunté a Juan de Pablos si le había molado y me dijo que le parecía interesante.

Ceras: Podría haber sido el mayor desastre de la historia, pero salió genial.

Llanos: Por esa época creo que tenían un blog. Me acuerdo de que escribieron una entrada, no sé si era Panda Bear, diciendo como que a los meses había soñado con ese concierto. Que se acordaba, vamos.

Bradford Cox (by Fertxi)
Kandinsky: El que debió de ser mítico fue el de Atlas Sound, que tocó poco antes en el Café Teatro

Sama: Intenté ir al de Atlas Sound, pero había mogollón de peña.

Llanos: Atlas Sound vino con un rollo que no tenía nada que ver con Deerhunter. Vino con sintes, pedales y un micro. No sé por qué, pero creo que la gente ese día no tenia ganas de un concierto serio, a la gente se le veía con ganas de cachondeo. Llegó el tío y venía con un rollo muy espectral. Puso todos los cacharros en el escenario y el tío se sentó. No recuerdo ni ritmos ni nada, solo drones y el tío procesando la voz con los pedales. Era un rollo muy interesante. Pero la gente pedía jaleo. El tío vio el rollo y dio lo que pedía la gente: se puso a tocar versiones, hasta una de Elvis con una del público. Tengo que reconocer que me parecía muy interesante lo que estaba haciendo. Pero luego moló bastante, era como un rollo muy familiar.

Gorka: Luego te das cuenta y dices, coño,  Animal Collective se van ahora porque mañana son cabeza del cartel del Primavera Sound. Los hemos tenido en Valladolid, dando un concierto ellos solos. Aunque la repercusión fuera más bien corta.

Animal Collective sin ascensor (by Fertxi)


Verónica: No había mucha gente. No había la gente que merecía ese concierto, ni mucho menos. Además, amenazaba lluvia. Estaba todo en contra.


Kandinsky: Recuerdo que alguno de nosotros fue a despedir a los Animal Collective al autobús del tour, que era impresionante, y nos saludaron con un cariño del copón y a alguno de nosotros se lo querían llevar a Barcelona.

Juan: Estuve a punto de irme con ellos en el autobús al Primavera Sound. Pero me corté porque no me quedaba mucho para volver desde Barcelona. Supongo que fue la euforia del momento, de tanta tensión y que luego todo saliera bien. A los pocos meses, con todo el boom, cuando se pusieron muy de moda, mucha gente nos escribía diciéndonos que los volviéramos a traer al año que viene. Si Animal Collective, que costaban entonces x y los trajimos por la tercera parte, al año siguiente ya valían 10x. Fue así.