Sitemer

viernes, abril 22, 2016

ESPÍRITUSANTO + KIKO SUMILLERA



ESPÍRITUSANTO + KIKO SUMILLERA (acústico y acróstico)
Sábado, 23 de abril de 2016 - 20:30 h.
Salón de Actos del C. M. Peñafiel (c/Estudios, 6)
Entradas general 12 € / 13 € taquilla -  Club de los 27: 10 €*
Las entradas incluyen vale por cerveza "Sabor, Olor y Disciplina" de Barbas Beer Project en Blow (c/ Juan de Mambrilla, 25).
Entradas anticipadas en Beluga, Blow, Café Nuberu, Vinyl & Wine y Entradium.com
* Sólo en taquilla. Personas de entre 18 y 27 años. Se debe mostrar D.N.I. en taquilla.
Aftershow en Kafka a partir de las 00:00 h (c/ Arribas, 14). Laika te lo pincha.




ESPÍRITUSANTO


"La distancia sobrante es un hit", al menos en mi casa y en la de algún otro gafapasta. Y como todas las buenas canciones tiene una historia. "Era una composición de la época de Portonovo, en la que estaban Carlos (Los Lagos de Hinault), Reyes y Pablo, pero no llegó a grabarse hasta el primer disco de Los Lagos de Hinault. Carlos nos ofreció hace tiempo hacer una versión para un split entre los dos grupos. El sello interesado dejó de sacar discos por motivos económicos y decidimos volver a grabarla y sacarla en el nuevo disco. Después de dos EP's y una pequeña crisis compositiva era el momento de pasar al formato largo. "Algo nos va a pasar", editado por Discos de Kirlian, se gestó a lo largo de 2015. "Pensábamos grabarlo de forma casera, porque no teníamos muy claro cómo iban a ser los arreglos del disco, ni teníamos los temas suficientemente ensayados. Cuando Juanpe de Input Studios nos ofreció grabarlo, nos vino muy bien para tomárnoslo en serio. David Rodríguez (La Estrella de David, La Bien Querida) se encargó de los arreglos y de "limpiar" las canciones. (J. Batahola, MONDOSONORO)

***

Ya había ganas de comprobar cómo podían manejarse Espiritusanto en las distancias largas. Y a fe que su debut en largo los traspasa de la condición de diamante en bruto a la de integrantes del pelotón de cabeza del pop estatal.

En todo momento, la materia prima reluce lozana, y la producción de David Rodríguez filtra el peso eléctrico shoegazing, patente en sus primeros EPs, dentro de un tapiz cruzado por trazos limpios y tallados, a la medida de las emociones vertidas entre cada surco. No falta ni sobra nada, ni siquiera los emborronados de distorsión que desenfocan "Un error a tu favor".

Cada pista burbujea en círculos alrededor de las voces de Andrés Federico y Reyes García, desde las que gravitan once cortes planchados con la delicadeza de un relojero suizo. De esta dualidad vocal sale remarcado el kilometrajes de reproches, humillaciones y abdicaciones que nutre la pauta preponderante de distancias y finales abandonados al "continuará...". Para reforzar la pérdida, qué mejor que levantar un castillo de cristal en miniatura esculpido con el garbo ascético de Joy Division y el aliento evocador de los primeros The Jesus and Mary Chain. Solo así es posible proyectar lágrimas heladas como "Nadar a croll II", "Desencuentros" o "Paul and Camille", tres asideros de excpeción dentro de este subyugante refugio de interior. (Marcos Gendre, ROCKDELUX)

***

"Pero si con la pluma van muy sobrados, es en lo musical donde han dado un paso de gigante, variando el conjunto hasta lo insultante, donde aquí no cabe la sensación de repetición. Desde esa intimista intro hasta el recuerdo de “Yoshimi” (The Flaming Lips) en “Bárbara”; desde la belleza de un single como “Polígono Industrial” hasta la absoluta magnificencia de “Flores De Bach”; desde el despilfarro de “Un Error A Tu Favor” hasta “Ojalá Estuvieras Muerta”, esa macabra segunda parte de lo que firmó La Bien Querida el año pasado (la gran triunfadora de 2015, otra cosa en común); desde la bestial sutileza de una canción cantada a dúo como “Mineralia”, y donde recuerdan incluso a Family, hasta la rimada “Paul & Camille” que, además, va in crescendo; desde la sencillez en la continuación de “Nadar A Croll” (2012) hasta la complejidad de un temazo como “La Distancia Sobrante”, con Reyes en otra escala y que pone la piel de gallina, y con tramos que hasta se acercan al shoegaze. Un disparate". (Quique Gomez, IFM)
***


"Los presagios dejan de serlo: la amenaza que lleva años defendiendo la idea de que espíritusanto son una de las grandes promesas del circuito indiepop estatal se ha tornado (¡al fin!) realidad. Y no era ninguna amenaza. Y es que tras un serial de EPs y singles de corte conceptual, con bosquejos cinematográficos y gestos que trazan un puente entre el sonido que imprimían los primeros catálogos de sellos como The Subway Organisation, Slumberland o Bus Stop y la lectura romántica del siglo XXI, el combo madrileño publica una de las primeras grandes noticias del recién estrenado 2016: Algo nos va a pasar. Son buenos agoreros: y tanto que va a pasar, tú". (Alan Queipo, NOTODO)
***


"No es que en sus EPs y singles no gozasen de cierta chispa pop, pero en este debut en largo la chispa ha prendido y nos presentan un cancionero mucho más limpio en lo que se refiere a producción y especialmente potenciado en el aspecto melódico, lo que queda ya patente desde la deliciosa apertura, La nueva novia de mi amigo. 11 temas cotidianos pero nada simplistas en su concepción lírica, donde además destaca la especial conexión interpretativa entre Andrés Federico González y Reyes García, a veces en forma de inspirado diálogo, como en el estupendo single Polígono industrial. Aunque para ser justos, buena parte de las canciones podrían vivir una vida comercial más que decente (en el ámbito indie, se entiende), que incluso en algunos casos se podrían catalogar como himnos de la vida moderna, como Paul & Camille o Nada a croll II. Y ese es otro de las grandes logros del disco, perpetrar composiciones que podrían encuadrarse en el día a día, pero que a su vez den ganas de berrearlas desde lo alto de una montaña. O quizás desde una azotea, por eso del carácter urbano del álbum". (Jarto, MUSIKORNER)




KIKO SUMILLERA




Tras su EP Montañas de sangre, Kiko Sumillera se lanza a la grabación de su primer larga duración. Su propuesta musical podría definirse como antigua pero moderna o, más bien, como sexy y tradicional. Y es que en sus tonadas este vallisoletano lozano  se atreve a galopar ¡a galopar! entre la tradición castellana, la poesía y la distorsión. Expectantes (y expectorantes) estamos.

0 comentarios: