Sitemer

viernes, febrero 17, 2012

FASENUOVA en concierto


FASENUOVA en concierto
Viernes, 17 de febrero de 2012 - 20:30 h.
Auditorio del Espacio Joven (Paseo de Zorrilla, 101).
Entradas 10 euros en taquilla


Mejor álbum nacional de 2011 (Playground)
Tercer mejor álbum nacional de 2011 (Notodo.com)


Roberto Lobo y Ernesto Avelino (Hegemonía, La Cosa) son Fasenuova. Fascinados por los sonidos de Throbbing Gristle, Esplendor Geométrico, Whitehouse o Suicide y confinados a los paisajes industriales del Mieres de los 90, comenzaron su andadura como Goodbye en 1997.

Su relación, basada fundamentalmente en la transformación, la mutación y las asociaciones artísticas, comienza cuando Pablo Fernández, responsable y prolífico factótum de Discos Humeantes, es testigo de dos de sus conciertos, concretamente en el Primavera Sound y en el Festival LEV de Gijón.

Su aventura desembocó en un 12” titulado “A la quinta hoguera”, con una tirada limitada de 500 ejemplares. El disco pretende ser una alegoría, a la vez divertida y profunda, de los misterios de la vida: el amor, la muerte, el lenguaje. La música está tratada como elemento alquímico capaz de conectar al ser humano con lo desconocido.

Bases rítmicas sencillas pero contundentes, construídas con viejas cajas de ritmos analógicas que, junto a la presencia de un sintetizador monofónico, aportan a las capas de sonido una consistencia corpórea en algunos casos y en otros, evanescente. La voz es protagonista indiscutible y se manifiesta desde un lugar íntimo y escondido del alma humana. El conjunto es un libro de poemas, a la vez juglaresco e industrial, que marca el inicio de la madurez creativa de Fasenuova.

La grabación parte de la composición de la canción “Cuando venga el halcón”, un intento de exaltar toda la esperanza puesta en los signos y señales del cielo y del lenguaje. El resultado es un curioso experimento techno-folk donde se repiten frases que servirán de referente a lo largo de todo el disco. “Vamos a bailar a la noche”, está pensado como un hit bailable donde todos los elementos se conjugan para cristalizar en el estribillo.


El disco se grabó en el “Conservatorio de Música de Mieres”. La producción corrió a cargo de Enrique Guisasola (G-Kahn), al frente de Promodiscopy Studio, Gijón. Enrique Guisasola fundó en 1998 la conocida tienda de discos Ohmnios Records, en Oviedo, a la vez que comenzó a elaborar fantásticas sesiones rítmicas caracterizadas por un impecable sello de calidad y originalidad, que pronto le trajeron el reconocimiento general. Desde entonces es un músico irremplazable en las pistas de baile asturianas. De la masterización de “A la quinta hoguera” se encargó Valentín Corujo (Exium, un grupo de techno con más de 50 vinilos editados en multitud de sellos nacionales e internacionales). Exium ha conseguido que sus temas formen parte de las sesiones de músicos de la envergadura de Laurent Garnier, Óscar Mulero, Dave Clarke, Surgeon o Luke Slater.


Playground
"Oscuridad y paganismo son las dos primeras ideas que vienen a la mente al ver esta portada; ideas que se confirman al escuchar los siete temas que componen el disco de este dúo asturiano, que se ha ido gestando con extremo cuidado durante años y que ahora por fin se publica. El paganismo es algo evidente, sobre todo en las alucinadas letras, que abundan en referencias a montes, ríos, bosques o mares y que transmiten una sensación de la naturaleza como fuerza poderosa y subyugante, reflejada en la música a través del carácter ominoso de los sintes y el tono solemne de buena parte del disco.

El aire de ritual pagano también permite establecer conexiones con gente como Demdike Stare o, en algunos momentos puntuales, con los aspectos más oscuros del catálogo del sello Ghost Box, además de con el folk post-industrial de Current 93. Al igual que todos ellos, Fasenuova logran una especie de folk ocultista por medios electrónicos de ascendiente industrial, en los que la creación de ambientes enrarecidos pero plenamente disfrutables suponen la clave de lo atractivo de una estética sonora que parece recrear los paisajes asturianos de abrupta geografía -puntuados por restos arqueológicos pre-cristianos, como los dólmenes del Monte Areo cerca de Gijón- y marcados en el último siglo por el impacto industrial, especialmente significativo en la cuenca minera de donde proceden ellos.

Fasenuova parten de improvisaciones para hacer el viaje a un formato de canción que les hace ganar en concisión y eficacia. El disco se abre con “Rojo Y Ne”, y desde los primeros segundos quedan claras las principales características de su sonido: ritmos imaginativos de timbres afilados y texturas rugosas, casi táctiles, sintes que oscilan entre el drone y los riffs cercanos al rock, algo de dark ambient, algo de baile, mucha creación de atmósfera inquietante mediante manipulación de frecuencias, y las letras evocando imágenes muy visuales, dándole vueltas a frases poéticas o, directamente, entrando en el terreno de las palabras inventadas.

“A La Quinta Hoguera” es la cristalización de un largo proceso de investigación en materia de sintetizadores, estrategias industriales en el pop y miradas a la naturaleza y el paganismo; el resultado de un proceso de trabajo minucioso durante el que Fasenuova han ido perfilando poco a poco sus ideas musicales hasta dar con este álbum mayúsculo, sorprendente e imprescindible." Iván Conte


Notodo.com
3. Fasenuova – A la quinta hoguera (Discos Humeantes)
"Quizás sea por la tradición minera y siderúrgica, industrial, de su Mieres natal, y de una inevitable carga eléctrica-orgánica telúrica, tectónica, mineral, que en ellos penetra y que vierten purgativa y necesariamente en clave de una lírica mugrienta, radioactiva y sucia. Quizás. En cualquier caso, lo que sí tenemos claro es que el hipnotismo de líneas de bajo que son loops absorbentes hacia fugas que culminan en aullidos y desgarros vocales de su romanticismo electro, generan un idóneo espacio imantado para la estrangulación de sintes y cajas de ritmo analógicas con las que brotan esos epilépticos versos reiterados en la acidez electrotécnica de sintes que arpegian el agudo máximo desde el grave mínimo. El que sobrevuela un tecno arcaizante, proto-industrial que se desgarra y rompe en ritmos de contundencia y deconstrucción hipada constructiva. "



FASENUOVA en concierto
Viernes, 17 de febrero de 2012 - 20:30 h.
Auditorio del Espacio Joven (Paseo de Zorrilla, 101).
Entradas 10 euros en taquilla


0 comentarios: