Sitemer

jueves, agosto 30, 2007

El Tío Sam quiere ver tu ojete (Laika se une a La Gran Calvada)

Transcribimos el mensaje recibido para unirnos a una iniciativa a la que, por supuesto, nos adherimos:

"Vallisoletanas/os:

Se acercan los festejos de nuestra ciudad, por lo que que el Señor Hojaldre desea revitalizar la iniciativa "La Gran Calvada ", que consistirá en mostrar al regidor muncipal el culamen durante el tradicional pregón. Si algo sé tras más de treinta años ejerciendo como proctólogo, es que no hay nada que iguale tanto a la raza humana como el hojaldre: hombres y mujeres de toda raza, edad y condición tenemos hojaldre, y por ello debemos lucirlo orgullosamente para mostrar nuestro desacuerdo con una política que nos lo desgarra. Esta protesta es gratuita (¿Ojete creíste?) y llevará el nombre de nuestra ciudad por todos los rincones del planeta; mostraremos al mundo nuestra Plaza Mayor como un hervidero de hojaldres por iniciativa popular (con perdón) y para envidia del mismísimo Spencer Tunick. Pueden ustedes llevarlo adornado con proclamas, dibujos, tatuajes, al natural o tuneado, pero: ¡Enséñale tu hojaldre al alcalde!

La Gran Calvada (Los huevos están debajo)

Atentamente,
Aniceto Hojaldre

PD: Se ruega difusión

http://hojaldrequiereseralcalde.blogspot.com

http://fotolog.com/hojaldrealcalde"

2 comentarios:

Solo un apunte¿cuanta gente de esta que se queja tanto no fue a votar el domingo de las elecciones porque seguramente tenian resaca y preferian tirarse en el sofa? Quejarse está muy bien, pero la única forma de cambiar la política del alcalde es cambiando de alcalde.
Por cierto yo tampoco creo en este tipo de Democracia, pero al menos voto para cambiar las cosas.
Lo suyo sería cambiar conciencias, pero eso lleva mucho más tiempo del que podemos soportar a este alcalde. Así que el que se queja y no vota no tiene derecho a quejarse o por lo menos a creer q esa es la forma de cambiar las cosas

¡¡¡¡Usemos el culo para algo útil de una p*ta vez!!!! ya que estamos acostumbrados a ponerlo para q nos lo peten los bancos, los jefes o los políticos.